loader image

Lo Último

El Bóer ganó por primera vez desde el 15 de noviembre, no sin antes perder su juego consecutivo número 12, con el cual establecieron un nuevo récord en la historia de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN).

Un doble juego en León fue ideal para que ocurrieran ambas cosas. Los felinos ganaron el primero 12-7 para el récord, pero la tribu se impuso a segunda hora 5-3 para romper el maleficio, bajo el mando de su nuevo mánager, Omar Cisneros.

Un jonrón con las bases llenas del cubano Adrián Moreno, en medio de un racimo de ocho carreras en el primer inning, fue la forma en la que León le dio la bienvenida a Omar.

La tribu fue capaz de asustar a los felinos con un operativo de siete carreras en el tercer episodio, destacando un Grand Slam de Juan Carlos Urbina, lo que parecía la resurrección del equipo, pero fue falsa alarmar y con cuatro anotaciones en el cierre del tercero, tres de ellas por doble con los costales repletos de Elián Miranda, aseguró la victoria de los melenudos.

Luis Castellón ganó en relevo y perdió el dominicano Leonardo Rodríguez, que explotó en el primer inning.

Sin embargo, a segunda hora en el estadio Héroes y Mártires de Septiembre, de León, la tribu hizo un rally de cinco carreras en la tercera entrada, para doblegar 5-3 a los felinos, sacudiéndose la funesta mala racha.

Juan Bermúdez fue el lanzador que sacó del atolladero a los capitalinos, al tirar cinco entradas de ocho hits y tres carreras. Necesitó la ayuda de los relevistas Jimmy Bermúdez y Wilber Bucardo, quien se anotó juego salvado. El perdedor fue Gustavo Martínez.

Moreno, quien dio un Grand Slam en el primer inning del primer encuentro, en el segundo pegó triple remolcador para poner arriba a los melenudos 1-0 en el inicio del partido. Enmanuel Meza con sencillo produjo la segunda, sin embargo Gustavo aflojó en el tercero.

El batazo clave fue un doblete de Juan Carlos Urbina que remolcó dos y le dio vuelta a la pizarra 3-2, y luego anotó con un hit de Jimmy González. Janior Montes cruzó el plato con la quinta, gracias a un wild pitch.

León se encargó de que el Bóer le quitara una marca negativa, pues los felinos de la temporada 2007-08 eran los dueños de la cadena más extensa de derrotas, con 11.