loader image

Lo Último

La receptoría es una de las posiciones más importantes del juego y por eso jugadores veteranos como Luis Alen y Janior Montes fueron protegidos por los Gigantes de Rivas y los Indios del Bóer, respectivamente.

Eso dejó a los otros tres equipos de la Liga de Beisbol Profesional Nacional en busca de un enmascarado.

El joven receptor Rodolfo Bone, firmado por los Gigantes de San Francisco y que brilló como novato en la temporada anterior por los Tigres de Chinandega, es pretendido por los mismos Tigres, los Leones de León y el Tren del Norte entre las peticiones que harán a las organizaciones de las Grandes Ligas.

Melvin Novoa, activo con los Rangers de Texas, no suena por ningún lado, ni Wiston Cerrado, quien pertenece a los Bravos de Atlanta y de quien se dice tiene una llamativa defensiva y podría resultar un buen receptor sustituto.

Como no hay seguridad de contar con Bone o el resto de pinoleros firmados, el draft del próximo 11 de septiembre será vital para los equipos que no tienen receptores.

Wiston Dávila, Ronald Rivera y Leonardo Ortiz asoman como los tres mejores enmascarados disponibles en el bolsón del draft. Rivera tiene las mejores herramientas defensivas y lo que necesita es una oportunidad de jugador todos los días, mientras que Dávila es un veterano que aporta buena defensa y buen bateo, y en el caso de Ortiz es un bateador peligroso que sigue trabajando en su defensa.

El chontaleño Oscar Hurtado, quien tuvo una gran temporada como bateador en el Pomares, podría captar la atención de algún equipo, además es joven y ya es hora que lo pongan a prueba.

Falta por ver si el veteranísimo Juan Blandón está en los planes de alguien, lo mismo que Nolan Cruz, quien en un momento asomó como un receptor de mucho potencial, pero por alguna razón se ha quedado atrás, aunque todavía tiene tiempo para ponerse al día.