loader image

Lo Último

(30-11-2020).- Los Gigantes de Rivas, que dos días atrás ganaron el duelo de batazos ante el Tren del Norte, mantuvieron su mística ganadora, y esta noche derrotaron 7×5 al Bóer en un desafío cargado de incertidumbre y contrastes.

La victoria permite a los Gigantes mantener el abrazo con los Leones en el tercer lugar, jugando para .500 (5-5), mientras el Bóer (1-10) sufre por su improductividad y estableció nuevo récord de derrotas para la franquicia, con 9 reveses consecutivos.

Mientras los sureños sincronizaban las oportunidades que cedieron los lanzadores rivales, los Indios hacían lo contrario, al punto de entregar en las bases posibles anotaciones.

El zurdo Isaac Silva llegó fuera de la zona de strike, y en 3.2 innings que lo aguantaron en la colina, cedió seis bases por bolas, más una intencional, que sumadas a cinco hits permitidos, se convirtieron en tres anotaciones.

Después de dos outs en el segundo inning, Silva llenó la casa con boletos a Rafael Estrada, Johnny Trewin e Iván Marín. Danry Vásquez remolcó dos con sencillo.

El Bóer, improductivo en los tres primeros innings, en que bateaban tres hits y Obregón fallaba en un dudoso doble play, anotó tres carreras en el cuarto inning, que debieron ser más.

Stanley Javier y Jilton Calderón recibieron base por bolas de parte de Carlos Sanó. Bateando Javier Robles, Sanó sorprendió a Javier en segunda base. Robles recibió boleto y Ramón Marcelino descargó doblete productor de dos carreras. Marcelino llegó a tercera por wild pitch y lo remolcó Wiston Dávila con sencillo.

Gigantes empató a 3 en el cierre del cuarto inning. Otra vez Silva se descontroló después de dos outs, dando boletos a Marín y Danry Vásquez. Cheslor Cuthbert, que había recibido dos bases, una intencional, respondió con sencillo al central para impulsar a Marín.

Juan Bermúdez hizo un buen relevo ponchando a Phipps, pero llegaron los desaciertos de la Tribu y el revés.

En el quinto inning con un out y dos a bordo, Robles bateó para doble play por tercera base. En el sexto, con dos a bordo sin out, Gigantes cerró el cuadro y consiguió los outs. Línea de Wiston a la inicial y rola de Espinoza para doble play.

En cambio, Gigantes tomaba la delantera en el quinto, con base a Alen, hit de Valdez, sacrificio de Reyes, sencillo impulsador de Estrada y escogencia y remolque de Trewin, cuando Espinoza no pudo completar el doble play al tirar mal a la inicial.

Gigantes remató en el sexto. Hit de D. Vásquez y Phipps después de ponche cantado a Cuthbert, y sencillo de dos carreras de Luis Alen recibiendo a Ernesto Glasgon. La pizarra estaba 7×3.

Se llegó al octavo inning y el Bóer tuvo su última gran oportunidad, pero quedó corto en la producción. Con un out, Marcelino conectó sencillo y Juan Carlos Urbina fue golpeado. Wiston Dávila conectó un profundo batazo de hit al central. Marcelino despegó tarde del segundo cojín, donde casi lo alcanzaba Urbina, y terminó siendo out en el home. Jimmy González, que entró a jugar en el séptimo inning, bateó sencillo al bosque central y remolcó dos carreras, estrechando la pizarra.

Fue el momento del relevista Kevin Gadea. Ponchó a Bismarck Rivera y retiró a los tres que enfrentó en el noveno, para su segundo salvamento.

Al final del juego, los boeristas lamentaban el atrapado a Javier, el mal corrido de Marcelino, y el descontrol de Silva, como puntos principales de la derrota ante los rivenses.

Ganó Norman St.Clair y perdió Juan Bermúdez. Kevin Gadea salvó el desafío. El Bóer conectó 11 hits y dejó a 8 en base. Ramón Marcelino bateó de 4-3, dos empujadas, Wiston Dávila de 4-2, un remolque. Gigantes batearon 12 hits, Danry Vásquez de 4-3, dos impulsadas, Luis Alen 3-2, dos impulsadas.