loader image

Lo Último

(15-01-2021).- El beisbol castiga. El equipo Gigantes jugó mal a la pelota, tanto a la defensa como en dirección, dando oportunidades a los Tigres de Chinandega, para que se alzaran con el triunfo 8×6, y volver al frente de la Serie Final del XVI Campeonato de la LBPN.

Cuatro errores del cuadro sureño, tres en el primer inning, fueron fatales para los Gigantes, ya que les anotaron cinco carreras. Ya habían fallado de entrada al frenar a un corredor en tercera base sin mostrar la necesaria agresividad. En las postrimerías del juego, cuando se consiguió empatar, aparecieron otros problemas. Lanzando Douglas Solís en el octavo inning, los técnicos violaron las reglas y provocaron la salida del lanzador, y al relevista le conectaron el hit que decidió el partido.

Obviamente, los Tigres aprovecharon las concesiones de los rivales, y aunque les empataron el partido en el octavo inning, Edgard Figueroa conectó el hit productor de dos carreras con que se ganó, permitiendo a los felinos viajar este sábado a Rivas con ventaja 2-1 en la serie.

Fue un partido complicado para los Gigantes. No pudieron anotar en el primer inning, que fue clave.

Isaac Benard abrió juego con sencillo. Se sacrificó Chris Roberson y Wuillians Vásquez siguió con sencillo al bosque central. Inesperadamente frenaron al veloz Benard en tercera y Vásquez se entregó en segunda pretendiendo aprovechar el tiro al plato. Cheslor Cuthbert fue dominado. No hubo anotación.

Tigres también presionó, pero fue favorecido por tres errores para anotar cinco carreras. El brioso Ismael Munguía bateó sencillo al central. El lanzador Isaac Silva tiró mal a la inicial en viraje y Munguía pasó hasta tercera base. Jesús López bateó al short, pero Gustavo Pierre cometió error, y anotó Munguía. Héctor Gómez bateó sencillo al izquierdo y López ancló en tercera base. Junior Paumier largó otro hit para remolcar a López. Gómez, se fue a tercera y terminó entregándose en home con tiro de Cheslor al recibir tiro del jardín izquierdo. Esa jugada se dio porque Roberson perdió ligeramente el control de la pelota. Al avance de Paumier a segunda se le marcó error de Roberson, el tercero del inning. Jilton Calderón roleteó a la inicial, fildeó Vásquez, pero el lanzador no asistió a buscar el out. Se anotó infield hit lo que debió ser el tercer out del inning. Ahí explotó Isaac Silva.

Ronald Medrano subió apurado a la colina y golpeó a Omar Mendoza para llenar las bases. Ponchó a Melvin Novoa, pero Ramón Marcelino le conectó un envío adentro y conectó sencillo sobre la raya del jardín derecho para barrer las bases.

Medrano hizo un gran trabajo de contención en 4.2 episodios. Después de admitir una carrera por el triple de Marcelino, sólo le batearon dos hits más. Sorteó dificultades, como el tercer inning en que Tigres dejó las bases llenas, y terminó retirando a los últimos siete rivales.

Mientras tanto, los Gigantes rompieron el silencio en el cuarto inning ante Pedro Torres con una carrera, al combinar base a Roberson, robo de segunda y doble de Cheslor, en inning de tres ponches. En el quinto inning anotaron dos carreras después de dos outs. Pierre e Isaac Benard batearon hits y anotaron por doble de Roberson entre el jardín izquierdo y central. Relevó Harvin Talavera y dominó a Wuillians Vásquez en rola a segunda base. Vásquez tuvo un mal día, ya que bateó de 5-1 y dejó a cuatro compañeros en las bases.

Los Gigantes estrecharon la pizarra 5×4 en el séptimo inning por doble de Pierre y hit empujador de Cheslor luego de dos outs.

Los Tigres, que solo anotaron en el primer inning, eran contenidos por los relevistas Medrano y Osman Gutiérrez, que lanzó para un hit en el sexto episodio. Sin embargo, en el cierre del séptimo, Jesús López le puso número a la pizarra con jonrón solitario al primer ofrecimiento de Ernesto Glasgon, dejando la diferencia en dos carreras. Al jonrón le siguieron dos espectaculares atrapadas de Cheslor en la antesala, sobre metrallazos de Gómez por la derecha, y de Paumier por la izquierda. Fueron jugadas de liga grande.

Yeris González, que cerró el séptimo inning, explotó en el octavo, después de permitir sencillos de Luis Alen y Elmer Reyes. Luis Sequeira y Fausto Suárez ocuparon respectivamente sus lugares en las bases. Relevó el dominicano Juan Jaime y Pierre se sacrificó. Cuando a Isaac Benard le hicieron el cuarto lanzamiento malo, la pelota se le escapó al receptor Gadea, quien después le tiró desviado a Jaime. Los corredores anotaron, uno por pasbol y otro por error en tiro y el juego se empató 6×6. Jaime le puso extra a sus envíos, ponchó a Roberson y dominó a Vásquez en rola a sus manos.

Los Tigres de inmediato decidieron el juego. Douglas Solís dominó al emergente Edgard Montiel en fly a segunda base. Novoa conectó sencillo. Marcelino se sacrificó, pero terminó tomando base por error de Solís, que no pudo tomar de inmediato la pelota y tiró comprometido a la inicial. Ahí fallaron los técnicos de Gigantes, que entraron dos veces en el mismo inning a hablar con el lanzador, y se vieron obligados a removerlo. Relevó Norman St.Clair, quien hizo un lanzamiento muy alto que Ronald Rivera apenas rozó y avanzaron los corredores. Hubo reclamos de parte de los técnicos sureños, por presunto “robo” de señas, y la respuesta la dio Edgard Figueroa, con hit por el jardín izquierdo para empujar las dos carreras de la victoria.

Ganó Juan Jaime y perdió Douglas Solís. Willy Paredes salvó el juego tirando un inning, en que le dio base a Dennis Phipps, pero ponchó a tres. Cada equipo bateó 11 hits. Sin embargo, Gigantes cometió 4 errores.